Golosa como pocas, la pone a hablar sucio